Hallazgo en la Biblioteca Menéndez Pelayo de Santander de un manuscrito que contiene una traducción desconocida de ‘Andria’ de Terencio.

Durante el desarrollo de las labores investigadoras al amparo del grupo de investigación BECLaR (Biblioteca de Ediciones de Clásicos Latinos en el Renacimiento) de la UNED, el investigador y miembro del grupo, Daniel Río Lago (BECLaR, UNED – U. de Cantabria), reparó en una sucinta entrada del catálogo de Artigas sobre los manuscritos conservados en la Bibliotecas Menéndez Pelayo de Santander. Lo que ahí describía el primer director de la biblioteca llamaba poderosamente la atención.

En el mismo momento en que pudo analizarse personalmente el ejemplar se pudo observar la importancia capital que este manuscrito tiene. En él se encuentra una traducción de Terencio -comediógrafo romano del siglo II a.C.- con texto latino confrontado, compuesta a finales del XVIII y principios del siglo XIX y realizada por una mujer, de la que hasta este momento no se tenía ninguna noticia, Luisa Alexandra Sigüenza. Con estos mimbres se comienza a preparar una investigación en torno al manuscrito y su autora.

Si se atiende al momento social, cultural e histórico, la producción de esta traducción se enmarca en un periodo de recuperación del autor latino, pero del que encontramos, al menos hasta el momento, pocas traducciones al español -se siguió utilizando la traducción de Pedro Simón Abril, reeditada por Gregorio Mayans-. También resulta significativo que todas las traducciones que conservamos hasta el momento fueron realizadas por hombres, con la notable excepción del manuscrito de nuestra autora.

En cuanto al análisis formal del manuscrito se puede afirmar que se estructura en las siguientes partes: una portada de donde obtenemos el nombre de la traductora, y la comedia que traduce, Andria; por otro lado, la autora compuso un prólogo a la manera de carta, dirigido a su amiga Josefina Larváez; este paratexto se configura como la voz de la traductora, como el elemento en el que sintetiza cuáles son las motivaciones que la han empujado a abordar esta empresa, cuál es la concepción que tiene sobre la labor de la traducción, qué papel cumplen las mujeres en el desarrollo de las actividades literarias, o cuáles son los preceptos formativos que ha de adquirir una mujer. A todo lo anterior cabe sumar que es la única, al menos por el momento, fuente de la que extraer datos biográficos de la autora, así como de su círculo. Esta mujer también se preocupó de componer un muy profundo y sesudo estudio sobre Terencio y su teatro en el que, con un apabullante dominio de las fuentes clásicas y modernas, analiza el impacto de este cómico a lo largo de los siglos. A continuación, ofrece la traducción en verso con texto latino confrontado. Cierra el manuscrito un apartado de notas donde la autora vuelve a hacer gala de toda su cultura y conocimientos. 

Entre las motivaciones que llevaron a la autora a realizar esta traducción con estudio preliminar se encuentra la de ofrecer a su hija un óptimo material formativo con el que ella, al igual que hizo su madre, pueda formarse en la lengua latina.

A pesar de que la investigación aún se encuentra dando sus primeros pasos, ya se han obtenido datos de suficiente relevancia como para afirmar que nos encontramos ante un manuscrito de gran importancia para entender algunos aspectos como el papel de algunas mujeres en el mundo cultural, educativo e intelectual de finales del siglo XVIII y principios del XIX o la recepción de Terencio en España. Queda por determinar cómo llegó este manuscrito a manos del sabio santanderino y, sobre todo, por qué no lo tuvo en cuenta para sus importantes estudios sobre la traducción en España. Pero a juicio del investigador lo capital es devolver a la Historia el nombre de una mujer con un bagaje intelectual altísimo que hasta el día de hoy había pasado inadvertida. 

El hallazgo fue presentado en rueda de prensa el pasado día uno con la participación de Daniel Río Lago, descubridor del manuscrito, la Alcaldesa de Santander, la responsable de la Biblioteca Menéndez Pelayo y el Director General de Cultura del Gobierno de Cantabria. Puede consultarse la noticia en el siguiente enlace.

Aproximación a la única edición incunable de las ‘Comedias’ de Terencio impresa en la península ibérica (Rosenbach, Barcelona 1498)

Esta entrada del Blog de BECLaR ha sido redactada por Rosa Díaz a partir del siguiente trabajo, desarrollado en el marco de las actividades del Proyecto de Investigación “Estudio filológico de los textos clásicos latinos transmitidos en impresos incunables y postincunables conservados en España III” (FFI2015-67335-P) (cfProyectos del Grupo BECLaR): Díaz Burillo, R. (2017): “La edición incunable de las Comedias de Terencio impresa por Johann Rosenbach (Barcelona, 1498)”, Euphrosyne. Revista de Filologia Clássica 45, 161-181. Tanto la descripción de la edición como las referencias bibliográficas básicas pueden consultarse en la base de datos CICLE (CICLE0039).

No hay duda de que Terencio fue conocido y leído amplia y profundamente en la península ibérica en los siglos XV y XVI. Así lo demuestra, por un lado, la temprana circulación de ejemplares de Terencio impresos en estas décadas, que actualmente conforman un nutrido patrimonio bibliográfico en las bibliotecas españolas, y, por otro, su influencia en la literatura hispánica. Los ejemplares incunables que circulaban, sobre todo en ambientes escolares, procedían de talleres europeos, sobre todo italianos; el mercado librario español era, en el caso de la obra terenciana, subsidiario de las numerosas y diversas ediciones foráneas que se prepararon en el periodo incunable. Nos encontramos ante ediciones que van desde la reproducción mimética de los testimonios manuscritos terencianos hasta la revisión del texto y la estampa de nuevas ediciones humanísticas. 

En este periodo, en el siglo XV, solamente en una ocasión se imprimieron las comedias de Terencio en la península ibérica: se trata de la edición que vio la luz en el taller barcelonés de Johann Rosenbach en 1498 (CICLE0039)(1)

Marca del impresor, Johann Rosenbach.

Esta edición, titulada Terentius cum duobus commentis, transmite el texto de las comedias de Terencio acompañado de los comentarios de Donato y el de Calfurnio, formando parte así de una rica tradición incunable que se caracteriza por la transmisión conjunta de este corpus textual. Los comentarios de Donato a las comedias de Terencio se habían difundido rápidamente tras su redescubrimiento en la primera mitad del s. XV, en el contexto de los Concilios de Constanza y Basilea. Para completar la pérdida del comentario a la comedia Heautontimorumenos, Giovanni Calfurnio elaboró su comentario, dedicado a Marco Aurelio, humanista del círculo del Cardenal Besarión.

Volviendo a la península ibérica, los estudiantes requerían ejemplares de Terencio y los comentarios ayudaban a su estudio; la inversión de Rosenbach habría dado respuesta a esta demanda. En consecuencia, como en otras ediciones orientadas al uso escolar, conservamos solo dos ejemplares de la edición(2); el uso constante conlleva el desgaste del papel y de la encuadernación, y finalmente el deterioro y la pérdida del libro.

Antes de profundizar en el estudio de la forma textual que transmite esta edición y su vinculación con la tradición impresa que le precede, es conveniente observar, aunque sea de forma sucinta, el panorama de la transmisión del texto: el testimonio más antiguo conservado de la obra de Terencio es el denominado Códice Bembino, reconocido en la actualidad por su importante valor crítico(3). Sin embargo, no fue utilizado de forma sistemática como modelo en ninguna edición impresa antes de 1565 (Florencia, edición de Gabriele Faerno). El resto de manuscritos medievales constituyen una línea diferente de la transmisión del texto y muchos de ellos incluyen la subscripción Calliopius recensui(t); en la edición incunable de Barcelona, como en otras ediciones anteriores, consta esta subscripción. Además, la edición de Terencio impresa por Rosembach reproduce en su morfología rasgos de la tradición manuscrita medieval: en tipografía gótica y sin foliación impresa, presenta el texto de las comedias a línea tirada, como si fuera prosa. En este incunable hispánico se hace patente la tensión entre dos tendencias opuestas en el tratamiento y acercamiento a los textos clásicos latinos: nos referimos a una tendencia conservadora respecto a la tradición manuscrita, frente a la actitud renovadora humanística que se materializa sutilmente en este impreso en la portada y en el uso de diferentes tamaños en la tipografía, detalles que apuntan a la jerarquización de contenidos.

Para avanzar en el estudio de la filiación textual de la edición de Terencio impresa por Rosenbach, debemos fijarnos, primero, en el origen de la línea editorial que transmite las comedias de Terencio con los comentarios de Donato y de Calfurnio. La primera ocasión en la que estos textos se imprimieron en una misma edición fue el 25 de agosto de 1476, en el taller veneciano de Jacobus Rubeus (ISTC it00073000, GW M45564). Desde ese momento, en el periodo incunable se sucedieron 28 ediciones con este corpus textual.

Portada del ejemplar de la edición impresa por Simon Bevilaqua en 1485 conservado en la Biblioteca Nacional de Perú.

Las colaciones interna y externa de la edición barcelonesa y de otras ediciones de esta línea de la transmisión, caracterizada por la impresión de las comedias de Terencio con los comentarios de Donato y Calfurnio, ha permitido identificar una serie de características comunes entre edición de Rosenbach y la impresa en 1492 por Bonetus Locatellus, la de 1493 de Philippus Pincius, y las de 1495 y 1497 de Simon Bevilaqua. Estas ediciones comparten el mismo programa iconográfico, presente en la portada, que se remonta a las ilustraciones de un grupo de codices recentiores creados en torno a París; estas ediciones no presentan ilustraciones acompañando las comedidas (hecho extendido desde 1497, antes de que viera la luz el impreso de Rosenbach). Por otro lado, el orden de las comedias es el siguiente: Andria, Eunuchus, Heautontimorumenos, Adelphoe, Phormio y Hecyra; no conservamos testimonios anteriores al s. XIV que presenten este mismo orden y los conservados con esta disposición pertenecen al entorno de Petrarca (cfRuiz Arzálluz 2013: 69-96). Por último, la edición de Barcelona que nos ocupa presenta dos veces la misma didascalia: la primera en h. n4v, en el lugar esperable, y la segunda en h. s7v, al final de Hecyra. Este error, la incorporación en dos ocasiones del mismo paratexto, lo comparten las ediciones de Locatellus 1492, Pincius 1493 y Bevilaqua 1495 y 1497(4). Estas ediciones también tienen en común la presencia de una portada exenta: en esta, en las ediciones de Locatellus y de Pincius solo se lee “Terentius cum Donato”; ya en las ediciones de Bevilaqua leemos, como en la de Barcelona, “Terentius cum Duobus Commentis”, como en ediciones anteriores impresas por Bevilaqua. Además, los títulos marginales transmitidos por estas últimas tres ediciones son muy similares. 

Dentro del grupo de ediciones, ya señalado, al que pertenece la edición de Rosenbach, como se desprende de la colación externa, el análisis de los resultados obtenidos a partir de la colación del texto ha permitido identificar la dependencia de la edición de Barcelona respecto a la primera edición de Bevilaqua (Venecia 1495). 

Hasta 1524 no volvió a imprimirse la obra de Terencio en España (Zaragoza 1524, en el taller de Jorge CociCECLE0173). Esta segunda edición hispánica forma parte de una tradición diferente, dependiente de la edición de Josse Bade (Ascensius), con el comentario de Guy Jovennaux (Guido Juvenalis), difundida a partir de la última década del s. XV.

Notas:

(1) En las bases de datos CICLE y CECLE podemos consultar qué textos clásicos latinos se imprimieron en Barcelona durante el periodo incunable y en la primera mitad del siglo XVI. También podemos acercarnos a la actividad de Johann Rosenbach.

(2) Solo se conservan dos ejemplares de esta edición: uno en Rosenbach Museum & Library (Pennsylvania, Estados Unidos) y otro en la Biblioteca-Museo Víctor Balaguer (Villanueva y Geltrú, Barcelona)

(3) Para una revisión de la transmisión antigua y medieval de la obra de Terencio, cf. Velaza, J. (2007): La historia del texto de Terencio en la Antigüedad, Barcelona. Más bibliografía en CICLE0039.

(4) El prof. Ruiz Arzálluz (2014: 117-139) ha estudiado la presencia de una didascalia de Hecyra, novedosa en la tradición y de origen desconocido, cuyos testimonios más antiguos nos conducen al entorno de Petrarca y de Pietro da Moglio; este breve texto permeó en la tradición, también impresa, y está asociado al orden de las comedias más arriba indicado y que rige la disposición de las comedias en el impreso de Rosenbach. Sin embargo, en los testimonios estudiados por Ruiz Arzálluz las didascalias no se articulan exactamente igual que en la tradición impresa, por lo que entre unos y otra hubo un estadio intermedio que originó el error constatado, la repetición de la misma didascalia en dos lugares diferentes de la edición.

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search